Evangelio Pentecostal


A. Admite que has pecado.
Confiesa a Dios que has pecado y arrepiéntete. La Biblia dice en Romanos 3:23 que todos hemos pecado. Dios quiere perdonarte.

B.
Basa tu fe en el Salvador.
Cree que Él es el Hijo de Dios y que murió y resucitó para que pudieras ser salvo. Juan 3:16 dice que Dios nos amó de tal manera que envió a su Hijo para que pudiéramos tener vida eterna. Confesar a Dios tu pecado no hará que Él te deje de amar. Él te ama incondicionalmente. Creer en Jesús es “invitarlo a tu corazón”. Es una manera de decir a Dios: “Sé que Jesús murió por mi. Quiero que Él sea mi Salvador”.

C.
Confiesa y aléjate del pecado.
La Biblia dice en 1 Juan 1:9 que cuando confesamos nuestro pecado, Dios nos perdona y nos hace justos. Es como si nunca hubiéramos pecado. Y esta es la parte que debes recordar cuando peques de nuevo. (Porque aunque Jesús sea tu Salvador, hacemos cosas malas.) Recuerda, Dios está listo para perdonarte y ayudarte a vivir para Él.



  © 2015 Concilio General de las Asambleas de Dios.
  1445 N Boonville Ave Springfield, MO 65802
           Todos los derechos reservados.